Islandia, La isla secreta

Descubrimos el libro de Xavier Moret, La isla secreta (Tushita edicions, 2013)

18 de abril 2021
La montaña kirkjufell, la más fotografiada de la isla ¢ Fiordo Polar

Si hay un libro que me ha abierto las puertas de La isla secreta (Tushita edicions, 2013) ese es, sin duda, el orquestado por el escritor y periodista Xavier Moret (Barcelona – 1952).

Cuando el autor viajó por primera vez a Islandia se enamoró, así a bote pronto, del paisaje volcánico que emanaba la tierra y de la luz tenue que no se podía despedir del día. Y no es para menos porque pasear por la Luna con la luz Solar es peculiar y particular, ambas cosas unidas y fusionadas a la vez. Lo que yo vengo a llamar: un empacho de sensaciones, vaya.

Cuenta Moret a modo de presentación que el libro que estaba escribiendo en ese momento sobre su viaje a Zanzíbar (Zanzíbar puede esperar. Salamandra. 2004) se le había atascado en una parte de la historia que le resultaba agotadora, atosigándolo sin poder salir del bucle narrativo en el que estaba inmerso. Por ese único y modesto motivo había activado el protocolo viajero e intentaba huir de la comodidad para conocer un país desconocido y poder retomar su proyecto literario sin alterarse (demasiado) durante el proceso.

Paisaje lunar de Islandia ¢ Fiordo Polar

Hoy, que conozco al escritor un poco más que ayer, me atrevería a decir que el señor entrañable y bonachón que se esconde detrás de un bigote Labordeta, necesitaba una buena excusa para saltar a esa parte del mundo alejada de los convencionalismos y zambullirse, de una vez por todas, en el extremo opuesto de todos los polos.

Viajero incansable (como los de antes), preguntón considerado (como tiene que ser un explorador que se precie de ese título) e inquieto por naturaleza (como el clima de la isla), Xavier Moret nos abre las puertas de su casa, la misma casa que perteneció al escritor Gunnar Gunnarsson (Islandia 1889 – 1975), para describirnos el sabor del agua de esta tierra, la pureza del aire de la isla y la nitidez de los perfiles de su capital, Reikiavik.

"El encanto de Islandia nace, sin duda, de aquel extraño e improbable cóctel en el que convergen un paisaje espectacular, que para algunos está dotado de una energía sobrenatural, y el deslumbrante cosmopolitismo de su capital, Reikiavik". Xavier Moret. La isla secreta.

Al aterrizar, un banco espeso de niebla sorprende al escritor hispano. Estamos en el mes de junio y en España hace, aproximadamente, 27ºC a la sombra. Sin embargo, Islandia lo recibe con un viento huracanado que forcejea con el trabajador que intenta mantener la estabilidad a pie de pista mientras la lluvia lo empapa y envuelve. La situación sobrecoge a nuestro viajero que, lejos de amedrentarse, comprueba como la naturaleza será la fiel protagonista de su viaje.

Foto de una carretera en Islandia ¢ Fiordo Polar

Durante toda la narración, Moret nos describe las sensaciones de pernoctar en un lugar donde prácticamente no se hace de noche y de convivir en una ciudad donde todo el mundo se conoce. Sus salidas a las lagunas de agua caliente y sus viajes en coche, alguno accidentado y olvidable, sitúan al lector en una zona de la tierra alejada de cualquier tipo de convencionalismo, solitaria y fría. Para más inri, los griegos y los romanos la denominaron el “El fin del mundo civilizado” y es que, según las primeras impresiones, parecía que el hombre fuera tan solo un accidente mínimo, insignificante.

Pero en Islandia, de la misma manera que llueve, sale el sol y, desde el mismo momento en que uno se instala, se aclimata. La recepción es buena, aunque la comida podría ser mejorable. Las sensaciones son abrumadoras y las nuevas experiencias son la motivación que empuja al viajero a querer formar parte activa de la aventura que está apunto de comenzar.

Yo os diría que no os amedrantarais por el clima: lo que hace a Islandia única es, precisamente, su naturaleza. Y que, puestos a viajar, lo hicierais de la mano de los libros, en este caso del de Xavier Moret, para conocer la isla antes de visitarla. Los recuerdos del escritor fueron tan valiosos como para dejarlos por escrito a forma de guía didáctica cargada de miles de recursos narrativos, anécdotas personales y citas literarias.

Y ahora, querido lector y viajero, viene la pregunta más importante ¿estás dispuesto a embarcarte en un viaje que cambiará tu vida?

Reykjavik, la capital de Islandia
Lara Adell