La fauna del norte de Noruega

Además de ciudades y paisajes, es muy probable que durante el viaje para ver auroras boreales en noviembre y enero, podamos cruzarnos con alguno de estos animales.

17 de mayo 2018
Un reno cruzando la carretera

Al pensar en Noruega como país, a las personas que nos gusta viajar, lo primero que nos viene a la cabeza son los famosos fiordos, esas entradas de agua marina rodeadas de altas montañas que son una delicia tanto visual como fotográfica.

También pensamos en los vikingos, el frío, el salmón, alguna ciudad patrimonio de la humanidad como Bergen, y los que más habéis buscado acerca del país, también las Islas Lofoten y el Cabo Norte.

Casi nunca en este listado de imágenes que nos vienen a la cabeza está la fauna noruega, es decir, los animales que podemos ver en nuestra ruta turística por el país. En los posts anteriores los hemos mencionado, pero en este intentamos entrar algo más en detalle. Si nos centramos en las islas Lofoten y Vesteralen, que es el viaje para ver auroras boreales en noviembre y enero que vamos a hacer, rara es la salida que no nos cruzamos con alguno de estos animales. Os contamos los principales que podremos ver.

Ballenas y orcas

Si los ordenamos por tamaño, de mayor a menor, el más grande sin duda es la ballena. En las costas del norte de las islas Vesteralen, y más concretamente desde la ciudad de Andenes, a 300 km al norte del círculo polar, se pueden observar durante todo el año dos tipos de ballenas: el cachalote y la ballena jorobada. Es por eso que desde Andenes parten todo el año safaris de ballenas, en busca de poder ver a dos de los mamíferos más grandes del mundo. Es una de las actividades opcionales que proponemos añadir a nuestro viaje. Entre diciembre y febrero, también es posible ver en estas mismas aguas a orcas, que se trasladan aquí en busca de arenques para su alimentación.

Safari de ballenas, desde Andenes (imagen de http://www.seasafariandenes.no)
Safari de orcas, desde Andenes (imagen de http://www.seasafariandenes.no)

Alces

El segundo animal en tamaño sería el alce, que aunque no lo parezca, supera los dos metros de altura y su cornamenta puede superar los 30 Kg de peso. Durante nuestra ruta nos encontraremos con la conocida señal de tráfico que alerta de su presencia, sobretodo en la zona alrededor de Evenes, donde está nuestro aeropuerto de destino. Son relativamente fáciles de ver alrededor de la carretera en horario cercano al amanecer y anochecer. Es un animal muy poco amigable, por lo que hay que ser muy cauto a la hora de hacerles fotografías.

Alce macho en una granja de Suecia
Señal de advertencia por renos y alces

Renos

El siguiente sería el reno, el cual no es muy fácil de encontrar en esta zona de forma salvaje. Aunque también veremos señales de tráfico que nos avisan de su presencia, son más fáciles de ver en la noruega continental, en dirección a Cabo Norte. La mejor opción para contemplarlos y conocer parte de la cultura sami (los habitantes de Laponia) es en una granja de renos, cerca de Sortland. También se propone como actividad opcional al viaje.

Renos comiendo al lado de la carretera

Águilas

El último que os comentamos hoy es el águila de cola blanca o águila marina, las cuáles son relativamente fáciles de ver también. En los safaris de ballenas, podemos ver las marinas volando alrededor del barco, ya que muchas veces les lanzan pescado para mostrar cómo los atrapan. Respecto a las de cola blanca, mientras circulamos por las islas, a la espera de encontrar algún conejo o liebre para la caza. Una zona propensa para verlas es el acceso por carretera al pueblo de Nusfjord.

Águila de cola blanca (imagen de lofotenbilder.no)
Águila marina (imagen de lofotenbilder.no)


Esperamos poder ver junto a vosotros no solo la aurora boreal en los próximos viajes, si no también estos magníficos animales.

Nicolás Manero - Fiordo Polar