top of page

UN DÍA PARA LA HISTORIA. AURORAS BOREALES EN ESPAÑA

Actualizado: 19 may



Vista general de Morella. Noche del viernes 10 de mayo de 2024. Foto: Fiordo Polar ©
Vista general de Morella. Noche del viernes 10 de mayo de 2024. Foto: Fiordo Polar ©

Histórico. Es el adjetivo más utilizado estos días cuando hablamos del fenómeno que ocurrió la noche del viernes 10 de mayo al sábado. ¿Ver auroras boreales? ¿En España? Nos preguntaban incrédulos nuestros seguidores en las redes sociales.

 

Así es como vivimos este día, contribuyendo a que muchas personas lo pudieran vivir con sus propios ojos y cámaras. Detrás de estas fotografías, que quedarán guardadas en nuestra memoria para siempre, hay un trabajo invisible y meticuloso que no es fruto de la casualidad. 


Nos trasladamos dos días antes, el 8 de mayo. Durante nuestra rutina de ver las gráficas e imágenes de la actividad solar, detectamos algo inusual. Varias eyecciones de masa coronal del Sol se habían producido, lo que aumentaba la posibilidad de que llegaran a la Tierra. 


Aún es pronto para concretar nada, así que contactamos con nuestro colega Adrien, @nightlightfilms, quién reside en Noruega y estudia las auroras boreales durante todo el año. Él está acostumbrado a ver las auroras boreales en Noruega. Nos manda información de que algo realmente gordo puede llegar a la Tierra si la dirección del viento solar es la adecuada.


Dentro de una calma relativa, aunque sabíamos que en España es muy muy raro que podamos ver la aurora boreal, perseguimos la esperanza de intentar captar algún tono rojizo en las zonas con escasa contaminación lumínica, donde es mejor ver la aurora boreal. Pero esto fue otra cosa.


La tarde del viernes era prometedora, la intensidad seguía muy alta con una velocidad del viento solar de más 900 km/s (lo normal es estar rondando los 400 km/s) y una densidad 50 veces la usual. ¿Sobrepasaría al evento Carrington de 1859? Si llegaba así a la noche, podía haber oportunidad. 


En ese momento surgieron las dudas. ¿Debemos avisar a la gente? ¿A quién? ¿Solo a amigos y familiares o a todo el pueblo? ¿Y cómo lo hacemos? Como era la primera vez que nos encontrábamos en esta situación y no sabíamos con certeza si podríamos ver las auroras boreales y con qué intensidad, decidimos usar las redes sociales para difundir la noticia. Comenzamos a avisar que había una posibilidad de capturar algo extraordinario en el cielo.


Con optimismo pero con cautela, salimos a la caza de auroras boreales antes de que anocheciera por completo. Empezamos en un punto cercano a nuestra localidad, Morella, conocido por su vista directa a los Pirineos en días claros y su baja contaminación lumínica. Rodeados de aerogeneradores y bajo un cielo claro, nos preparamos para el espectáculo. Y entonces, 'Voilà'. Lo que habíamos perseguido durante meses en latitudes superiores a los 65 grados norte, apareció ante nosotros a menos de 40 grados norte. No lo podíamos creer: primero tímida, con colores rosáceos y rojizos, la aurora boreal deslumbraba en las pantallas de nuestras cámaras. Más tarde, pudimos verla con nuestros propios ojos, las luces del norte habían viajado muy al sur.



Primera localización. En el Puerto de Torremiró, zona de escasa contaminación lumínica a pocos kilómetros del pueblo. Foto: Fiordo Polar ©
Primera localización. En el Puerto de Torremiró, zona de escasa contaminación lumínica a pocos kilómetros del pueblo. Foto: Fiordo Polar ©



Aurora boreal en la carretera CV-10 dirección Morella. Foto: Fiordo Polar ©
Aurora boreal en la carretera CV-10 dirección Morella. Foto: Fiordo Polar ©


Pasamos alrededor de tres horas disfrutando de la aurora boreal en Morella, maravillados por su persistencia, similar a lo que experimentamos frecuentemente en las Islas Lofoten. En nuestros viajes semanales a las Islas Lofoten, acompañamos a grupos de entusiastas a presenciar este impresionante fenómeno natural, y nos sorprendió ver que la aurora boreal no desaparecía, tal como ocurre en nuestras expediciones al norte.


A las 23:30 nos trasladamos a un punto estratégico donde nuestro pueblo, Morella, queda justo debajo de la aurora boreal. No es por hacer publicidad gratuita, aunque quizá un poco sí, pero Morella es uno de los pueblos más bonitos de España. Bajo la aurora boreal, el paisaje de Morella se transformó en una imagen para la posteridad.






Nuestros seguidores y amigos que han viajado con nosotros en busca de la aurora boreal nos enviaban fotos desde sus ubicaciones. Fue una sensación preciosa compartir la magia de la dama verde (en este caso roja) desde distintos puntos del país. Una de las mayores satisfacciones que tuvimos esa noche, y en los días posteriores, fue recibir agradecimientos de personas que lograron verlas gracias a nuestros avisos. Hasta las 2 de la mañana, estuvimos contemplando cómo la aurora boreal iba perdiendo intensidad y despidiéndonos de ella. 


Sábado 11 de mayo 2024


El día siguiente, sábado,  fue una cascada de preguntas por redes sociales, el teléfono no paraba de sonar y por la calle los vecinos no hacían más que preguntarnos si esa noche se podrían ver. Cómo comentábamos, nuestra mayor alegría fue hacer partícipes a todos nuestros seguidores del histórico acontecimiento.


Así, planteamos montar un evento de observación del fenómeno para todos los vecinos y turistas que habían venido a propósito a Morella o que nos habían visto por redes y estaban dispuestos a desplazarse. A primera hora nos pusimos en contacto con el Ayuntamiento para trasladar nuestra propuesta: a las 18 o 19, cuando tuviéramos información cierta de la previsión nocturna, les enviaríamos la información y opciones de lugares para quedar y que la gente pudiera disfrutar del fenómeno, hacerse fotos...


La actividad no acompañó.


Todo y que a mediodía seguía permaneciendo en unas latitudes meridionales, por la noche no llegó a la península. Tuvimos que abortar el plan antes del anochecer al ver que no había posibilidad de ver las luces y nos quedamos con las ganas de volver a verla por el cielo ibérico. Hasta la próxima.


Viendo que nuestros amigos y vecinos nos seguían preguntando, planteamos al Ayuntamiento de enviar un mensaje a través del grupo de whatsapp municipal, de forma que todo el mundo se tranquilizara y supiera que esa noche, lamentablemente, no habría opción de ver las auroras boreales en la zona. Y así se hizo.


¿Cuándo será? No lo sabemos. ¿Tendremos que esperar décadas, como la que recuerdan de la Guerra Civil? Esperemos que no tanto. Aunque la respuesta no es sencilla, en este ciclo solar, que está casi en su máximo de intensidad, no es descartable que volvamos a ver un evento similar


Como fanáticos de este fenómeno tan mágico, seguiremos estudiando la actividad solar y sus posibles interacciones con nuestro planeta día a día. Continuaremos viajando al norte, donde las auroras boreales son más espectaculares y fáciles de ver, pero siempre estaremos atentos para compartir con el mundo la posibilidad de observar un fenómeno tan extraordinario en nuestras latitudes.



37 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page